English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Arabic Chinese Simplified
TRANSLATE!

CAP 8. ¿COGEMOS EL AUTOBÚS?

Tercera semana en los Países Bajos (comencemos a hablar con propiedad) y de una cosa estoy segura...hoy por hoy no podría trabajar de cartera en este país. Porque hoy es el tercer día que cojo la bici - si, soy medio holandesa y no sé montar en bici...¿y? - y para repartir el correo me faltaría muuuuuuuuuuuuuuuucho todavía.

Lo sé...muchos aún estaréis partiéndoos de la risa o diciendo cosas tan originales como ¡¡¡¿QUE NO SABES MONTAR EN BICIIIII?!!!...pero esa es la realidad para alguien que nunca ha tenido una bici así que, como iba diciendo, nunca es tarde, ahora estoy aprendiendo porque ¿dónde se puede aprender mejor que en este país que es todo llano?


Mi bici es una bici de chico. Eso es algo que he oído hasta la saciedad en estos días. Pero me gusta. Quizás más adelante me compraré una para chicas (sin la barra central) pero, de momento, es lo que hay. Con ella practico cada día (si no llueve) al menos una horita. He encontrado el sitio perfecto en Leiderdorp, un parque llamado De Bloemerd muy tranquilo, muy verde, con caminos anchos y perfecto para alguien que aún se siente muy inseguro como yo. Tiene su gracia, en un país donde podría utilizar más de 20.000 km de carriles bici...


El equilibrio es algo que llevo fatal. Me muevo más que un pececillo recién pescado (¿será porque soy Piscis?) y, de lejos, es lo que más me está costando, no corregir la trayectoria con el cuerpo. Poco a poco voy ganando confianza, la clave es ponerse pequeños retos, asequibles, cada día. Hoy, por ejemplo, he conseguido ir por caminos de tierra y ¡hasta cruzar un puente! Si si, parece una cosa fácil pero al menos ¡no he acabado en el agua! jajajajajaja.


Los Países Bajos disponen de excelentes conexiones en cuanto a transporte público se refiere y el gobierno holandés se ha gastado mucho dinero en implementar un sistema de transporte oficial que utiliza una tarjeta monedero con formato de tarjeta de crédito que es válida para viajar en metro, autobús, tranvía y tren (en este caso debe tener un saldo mínimo de 20 euros): la OV-chipkaart.

Hay dos tipos de tarjeta chip. La primera es anónima (como la mía azul de la foto), válida para un máximo de 5 años (la fecha suele venir en el reverso), y se puede comprar en estancos o en las máquinas habilitadas para ello en las estaciones. La tarjeta cuesta 8 euros y dispone de una primera carga de 10 euros para el transporte. La segunda es personal (de color amarillo) y para conseguirla necesitas pedirla en internet o por correo y enviar una foto. Puedes gestionar tu tarjeta chip y encontrar toda la información a través de la web oficial https://www.ov-chipkaart.nl/ (en holandés e inglés).


Mi experiencia personal es que es muy cómoda para viajar aunque tiene alguna pega. Por ejemplo, para recargar la tarjeta chip (normalmente en internet) no aceptan el pago con cualquier tarjeta de débito o crédito (la nuestra española no vale). Si consigues recargarla (por ejemplo, que lo haga alguien por ti con una tarjeta holandesa válida) después tienes que pasar por unas maquinitas (que están repartidas en muchos puntos como supermercados, estaciones, autobuses, etc) para que el crédito se haga efectivo en tu tarjeta chip. Si recargas directamente en las estaciones puedes pagar con tarjeta de crédito y se recarga de forma inmediata.


Cuando subas a un autobús, tranvía, metro o tren, tienes que pasar la tarjeta chip por el lector de la máquina de pago. Se encenderá una luz verde y oirás un pitido que indica que la máquina ha leído la tarjeta. Cuando bajes en tu parada - MUY IMPORTANTE - no olvides volver a pasarla por el lector, ya que es así cómo contabiliza el trayecto que has realizado. En ese momento puedes comprobar también cuánto dinero has usado y cuánto saldo te queda en la tarjeta. Prácticos estos holandeses ¿verdad?


Si no sabes qué transporte coger para ir de un punto a otro os recomiendo utilizar la web www.9292.nl (en holandés e inglés). Es muy sencilla de utilizar: pones el origen, pones el destino, eliges el medio de transporte y no sólo te calcula la ruta de medios de transporte a utilizar sino que te calcula el coste y el tiempo que tardas. Genial ¿no? Ayer que tenía que ir a Den Haag para una entrevista de trabajo me resultó tremendamente útil.


En mi caso, siempre que es posible, me gusta utilizar el autobús ya que me permite disfrutar del paisaje, de momento desconocido, de los lugares a los que viajo. En Holanda puedes utilizar cuatro tipos de autobuses para viajar a lo largo del país:
  • Urbanos: circulan en grandes ciudades
  • Regionales: realizan trayectos a ciudades más pequeñas y pueblos
  • Servicio exprés: circulan en las principales ciudades y alrededores pero con menos paradas que los regionales
  • Interliner: normalmente para grandes distancias entre ciudades.
El horario habitual suele ser entre las 06:00 y las 00:00 aunque los domingos y festivos pueden comenzar a circular más tarde.

Connexxion es la mayor empresa de transporte público en los Países Bajos y presta servicio en la mayoría del país.


En la zona norte de la provincia de Zuid Holland, donde yo vivo, funciona también desde 2012 la compañía Arriva, con autobuses supermodernos, puntuales y muy cómodos.


Otros operadores de transportes de autobuses son GVB (área metropolitana de Amsterdam), HTMBuzz (Den Haag y alrededores) y Veolia Transport Nederland.

En otro post os contaré más cosas sobre el transporte público en Holanda. Ahora, si me disculpáis, voy a seguir practicando y disfrutando del paisaje...¡Hasta el próximo post! ¡Besitos!




2 comentarios:

  1. Disfruta de tus paseos en bici y práctica, así la próxima vez que vengas aquí damos una vuelta....besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejejejeje, a ver si es verdad! Besito

      Eliminar